viernes, 17 de marzo de 2017

Coca de llanda con chile mulato


Hace unas semanas preparé una receta con chile mulato. Un chile que me traje de mi estancia en México hace ya más de año y medio. Me traje otra serie de chiles que poco a poco estoy usando, ya que son muy fuertes para el tipo de cocina que realizo y la que pueden comer a las personas a quien cocino. Este chile como ya os comenté, tiene un toque ahumado y un ligero sabor a chocolate. 


El otro día una a realizar una coca de llanda que llevaba cerca de un año sin preparar y cuando tenía todos los ingredientes preparados, me vino a la cabeza que sería una buena idea ponerle un chile mulato a esta elaboración. La verdad es que después de visto el resultado con la crema de arroz con leche, estaba casi seguro que combinaría perfectamente. Y la verdad que las personas que la han probado les ha gustado mucho. A parte del sabor, el color anaranjado que le aporta a la presentación la hace muy atractiva. Para no arriesgarme, le quité todas las simientes para que no picase, por si acaso. Es una lástima que me queden pocos chiles de esta clase porque con él se pueden elaborar muchísimas recetas y sobre todo de temática dulce.

Ingredientes:
3 huevos XL
1 chile mulato
325 gr de azúcar blanquilla
200 ml de leche
200 ml de aceite de oliva
400 gr de harina de repostería
3 sobres azules y tres blancos de gasificante
Ralladura de una naranja
Macis
15 ml. de anís


El chile mulato se utiliza exclusivamente en estado seco. Es de color oscuro y de forma triangular. Suele medir unos 10 centímetros y se utiliza en salsas como el mole o en adobos. Tiene un sabor ligeramente dulce y recuerda al chocolate con toques ahumados.


Ponemos en un robot de cocina el azúcar y el chile mulato sin semillas. Es la mejor opción porque podría picar un poco y de esta manera obtendremos un ligero picor, pero muy suave.


Pulverizamos pasando por todas las velocidades. A continuación añadimos un trozo de macas y la piel de naranja. Efectuamos la misma operación.


Añadimos los huevos y batimos durante un par de minutos. Seguidamente vertemos el aceite y la leche y mezclamos bien durante 1 minuto.


Por último agregamos la harina tamizada y mezclada con los sobres. Mezclamos. Dejamos reposar en el vaso unos 10 minutos.


Vertemos en la bandeja que deseemos. Yo utilicé una de aluminio engrasada y enharinada.


Ponemos por encima azúcar. Precalentamos el horno a 150º y dejamos reposar en el molde otros 10 minutos antes de meter en horno.


Ya la tenemos lista para comer una vez haya salido del horno, si bien es recomendable dejarla reposar al menos unas 12 horas antes de probarla para que se asienten los sabores. Notaréis que tiene un ligero sabor a chocolate, a ahumado y también un mínimo indicio picoso, pero para nada picante.
Acompañarla con un licor dulce tipo moscatel o similar.

Bon Profit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada