lunes, 12 de diciembre de 2016

Sang en ceba (Sangre encebollada)


Como venía anunciando desde hace mucho tiempo (quizá demasiado), quiero intentar ir recuperando recetas tradicionales valencianas que tenemos ya en el olvido o muy próximo a él. Mi idea es hacer la receta clásica y posteriormente hacer una receta con ingredientes parecidos pero más modernizada. Los tiempos cambian y como se suele decir, hay que renovarse o morir. Considero fundamental que no olvidemos nuestros orígenes y los valencianos somos muy dados a olvidar de donde venimos y hacia donde debemos ir. Quien pierde sus orígenes, pierde su identidad y es una verdad como un templo.

Es por ese motivo que la receta que hoy os traigo, es un clásico de mi infancia. La Sang en ceba (la Sangre con cebolla). Sí, como sangre cocida de ave a la que acompañamos con una serie de condimentos que hacían antiguamente un plato ineludible en todos los bares de la ciudad y que en mi casa se comía de manera casi semanal. Entiendo que es uno de esos platos que o te gusta o no te gusta, pero muchas veces la gastronomía es eso. Gustarte o no lo que preparas, pero si no lo pruebas, jamás sabrás si aquello que cocinas o te cocinan te gusta. Siempre prueba las cosas y luego tú decides si te gusta o no. Vamos allá con la receta que es un clásico de la cocina valenciana.

Ingredientes:
1/2 kg de sangre de pollo hervida
1 kg de cebollas
1/2 vaso de vino blanco o moscatel
Pimienta negra molida
1 diente de ajo (opcional)
50 gr. de piñones tostados
Pebrella (o tomillo)
Sal
AOVE


Pelamos las cebollas y las cortamos en juliana.


En una cazuela ponemos AOVE (unos 75 ml aproximadamente) y la pochamos bien pochada a fuego suave.


Cortamos la sangre en dados como en la foto.


Mientras, vamos dejando que se caramelice la cebolla. A mitad de cocción le añadimos el licor (mi madre le ponía ginebra) y dejamos que se evapore. Se nos tiene que dorar, pero nunca quemar.


Cuando ya la tengamos bastante caramelizada, añadimos la sangre a la cebolla.


De la misma manera añadimos la sal, la pimienta molida, la pebrella y los piñones que habremos tostado previamente. Cocemos unos 20 minutos o hasta que comprobemos que la sangre no está tan dura y la elaboración ha cogido una consistencia melosa. 
Hay muchas variantes de la sang en ceba. Se le pueden añadir unos ajos, una guindilla, ponerle tomillo por la pebrella, pero en cada casa se hacía de una manera. Hay quien fríe la sangre, la saca de la cazuela y la incorpora a mitad de cocción de la cebolla. Hay tantas maneras de elaborarlas como casas hay en Valencia.


Es aconsejable que la dejemos reposar unas cuantas horas para que los sabores se asienten. Este es un plato imprescindible de mi infancia y con el que empiezo una sección que espero sea provechosa y didáctica. Que nos permita no olvidar nuestras raíces y    perdure en el tiempo nuestra gastronomía que con tanta globalización, nos la estamos cargando impunemente y eso ni podemos ni debemos permitirlo.

Bon Profit!

3 comentarios:

  1. el AOVE se supone que es aceite, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aceite de Oliva Virgen Extra, sí

      Eliminar
  2. Qué recuerdos de cuando era pequeñaja..... me voy a comprar sangre mañana mismo.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar