lunes, 5 de diciembre de 2016

Potaje de garbanzos de mero y acelgas


Porque a mi me enseñaron a cocinar hace 16 años y aunque mi pasión sean los arroces, sé cocinar otro tipo de platos. A veces por tiempo, a veces por apetencia y gustos no cocino todo lo que quisiera. Hay más cosas en la vida que la cocina. Estos días le estoy dando vueltas a los platos de cuchara y que mejor manera de realizar uno con la receta que os traigo hoy. Soy de cocina tradicional aunque como habréis visto, las algas y algún que otro plato diferente, también son habituales en mi repertorio. Es por ese motivo que conseguí nuevamente que Maribel Climent del Restaurante El Cabanyal de Valencia, me diese para preparar en casa unas espinas de mero que más que espinas, parecen huesos. Con esas espinas elaboré un caldo marinero que ya todos conocéis y lo que hice es cocinarlo más tarde con unos garbanzos de calidad. 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Arroz meloso de costillas y níscalos


Este año ha sido complicado para aquellos que soléis ir a coger setas. Por culpa de las escasas lluvias en mi zona, uno de los productos estrellas de esta época otoñal, los rebollones o níscalos han sido muy difíciles de ver y por lo tanto de cocinar. Solo he podido comprarlos dos veces aunque he hecho diversas elaboraciones con ellos. No son las mejores setas que podemos encontrar, pero para los valencianos es toda una costumbre salir a las montañas de Castellón, de Teruel o por la zona de Utiel-Requena y coger cestas de rebollones. 

lunes, 28 de noviembre de 2016

Crema de chayote con brotes de guisantes y rebollones


Hacía cerca de 3 años que no veía chayotes en la tienda donde suelo comprar la verdura habitualmente. Seguro que muchos de vosotros no lo conocéis. Es por ese motivo que pensé elaborar una crema sencilla con esta cucurbitácea ideal entre otras cosas para realizar tortillas que quedan esponjosas y con un sabor suave y muy peculiar. Luego os contaré más cosas del chayote, pero he querido preparlos junto a unos botones de remolones o díscolas que para mi son deliciosos y acompañados de unos germinados de guisantes de la empresa Germinarte que son absolutamente increíbles. Si cierras los ojos y los pruebas, te recuerda al sabor de un guisante fresco o al de una haba. Esto es debido a que en estos germinados, se concentran los aceites esenciales de cada planta y por lo tanto poseen una potencia asombrosa. Los terminados no los ponemos en los platos para hacer bonito, hacemos que creen una simbiosis, como en este caso el sabor bastante neutro del chayote, el sabor a "terruño" del rebollón y toda la potencia del campo con el guisante. Una mezcla que a mi no me ha dejado indiferente. Vamos allá con la elaboración.  

lunes, 21 de noviembre de 2016

Arroz meloso de mero, langostinos y sepia


Que ya apetecía un arroz meloso. Llevo un par de semanas comiendo arroces melosos, uno con el caldo de puchero valenciano y otro que hice el otro día con costillas y níscalos. Esta semana he comido 6 días arroz. Los valencianos no nos cansamos porque tenemos una enorme variedad de recetas con esta gramínea. Me encanta que la gente conozca todo tipo de elaboraciones con arroz, todo tipo de clases de arroz y si además tengo la suerte de conseguir un producto como los que me proporciona Maribel Climent, pues apaga y vámonos a cocinar.

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Arroz seco de mero, garrofó y setas portobello


Me encantan los arroces. Eso ya lo sabéis y ahora que tengo la suerte de poder usar producto de primera calidad, más aún. Es por eso que el otro día Maribel Climent del Restaurante El Cabanyal, me dio una cola y huesos de mero que pesaban 1,5 kg. Creo que se puede hacer un buen fondo con este material... Y ayer decidí elaborarlo. Lo quise acompañar con la legumbre por excelencia en tierras valencianas, el garrofó. Ahora es muy buena época para comprar y congelarlo. Además le quise poner unas setas que le aportan un sabor especial y que combinan muy bien con el mero. A mi familia les encantó este arroz y la verdad es que no es de extrañar porque el sabor que le aporta el mero a cualquier elaboración es absolutamente maravilloso. Vamos allá con la receta y como siempre os digo, el que guste o no depende de vosotros. 

jueves, 3 de noviembre de 2016

Crema de zanahoria morada y boniato rojo con sardina de bota en aceite


Hace unos meses estuve en Palma de Mallorca junto a mi amigo Paco Boigues invitado por Pedro Alomar, la persona encargada de la distribución del horno Kamado en España. Una persona generosa y con unos conocimientos increíbles tanto profesionales como de la vida. Nos enseñó que allí es muy típico comer Safarnaria o zanahoria morada. El otro día, en una de mis múltiples visitas a los mercados de Valencia, vi que tenían zanahorias moradas recién cogidas. La probé y decidí elaborar una crema con ellas, pero como mi cabeza no para de dar vueltas pensando en cocina, al final me puse a hacer una elaboración que me pareció arriesgada, pero a la vez muy agradable de comer. Hice la crema acompañándola, con boniato rojo, uva, sardina de bota y queso payoyo con sabor a romero. Si lo lees parece una combinación extraña, pero si lo pruebas te aseguro que cambiará tu percepción sobre la misma. Vamos allá con la receta que espero que sea de vuestro agrado.

lunes, 31 de octubre de 2016

Arroz seco de conejo con judía manteca y trompetas de la muerte


No sé si os he comentado alguna vez (creo que sí) que el conejo no es una de las carnes que más me entusiasmen. La culpa de ello la tiene una paella que hace más de 30 años comí en casa de unos familiares en Badalona. Se hizo la paella de manera tradicional y cuando me comí un trozo de conejo me vino a la mente un sabor profundo e intenso que aún no he podido olvidar. En efecto, se trataba de un conejo de monte. Un conejo que tenía sabor a hinojo, tierra y no se cuantas hierbas aromáticas más. Es por ese motivo que cada vez que cocino conejo me recuerda a aquella comida. Está claro que en la paella es un ingrediente indispensable y que le aporta un sabor especial si no es de campo o más bien si no ha comido lo que aquel conejito comió por tierras de Badalona. En mi casa son muy amantes del conejo y es por ese motivo que hoy que iba al mercado he querido prepararles un arroz con exclusivamente carne de conejo. Además de este animal, he usado una judía que cada vez me gusta más en cualquier tipo de arroz, la judía manteca. Y por último, ayer me agencié unas setas de Javi Algas, unas trompetas de la muerte que casan perfectamente con cualquier tipo de arroz y con el conejo son ideales. Y me lié y preparé un arroz que en mi casa han catalogado como el "rey de los arroces". No son objetivos, el conejo les chifla y me han hecho la pelota para que lo prepare más veces. Jajajajaja. Vamos allá con la receta.